Cuando Lluïsa Verd Marí sale del cuaderno, se sienta en la mesa de trabajo para dar forma a esos cientos de dibujos que llenan las páginas blancas, no piensa jamás en la persona, mujer en su caso, que se va a poner sus creaciones.

Para ella, “decorarse” con joyas responde a una manera de distinguirse de los demás, y paradójicamente, una forma de esconderse.

Sus piezas responden a todo lo que nos ha ido contando, a su gusto por la suavidad de formas redondeadas, al peso de la historia del arte, sobre todo del Modernismo que de una manera sutil impregna todo lo que ella hace, y que acaban tomando forma en joyas de su tiempo.

Collares, pendientes, anillos, pulseras y prendedores surgen de un proceso riguroso, con horas de trabajo intensas, vividas con pasión.

COLECCIÓN